pEquE iNfOrmEs 2013


pEquE iNfOrmE MARZO 2013

♥ ¡¡Hola pequemundo!! ★
Luego de vacacionar un par de meses, hemos vuelto con más ganas de trabajar. Pero antes de empezar con el informe, quiero contarles que Bibliopeque, por primera vez, presenta su proyecto de lectura en un concurso nacional de experiencias de promoción de la lectura: Premio VIVALECTURA 2013.

El Premio VIVALECTURA fue instaurado con el objeto de estimular, fomentar y rendir homenaje a las experiencias más destacadas en materia de promoción de la lectura. Se trata de una iniciativa inédita emprendida por el Ministerio de Educación de la Nación y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). El Premio cuenta con la cooperación de la Fundación Santillana.

Nosotros estamos participando en la categoría: SOCIEDAD (Institutos de formación docente de gestión estatal y privada, universidades/facultades, profesionales vinculados a ONGs u organizaciones civiles con o sin fines de lucro, y bibliotecas).
Les dejo el enlace al sitio web para que lo visiten:

Más novedades:

Claudia De Ángelis es la nueva integrante del equipo Bibliopeque. Y éste es el espacio que hemos creado con muchísimo esmero y cariño, todo, todo para ella.
De ahora en más, los poemas, anécdotas y cuentos que nos envíe, lo alojaremos en su casita nueva.

¡¡Gracias Clau!!





Muchos lo pidieron, por eso decidimos que, en 2013, se incorpora a la biblioteca virtual la categoría: "lectura juvenil" .

El valor de la lectura - PROPUESTA LEER - es el espacio creado para trabajar durante todo el año. Y empezamos así...


(Hacemos click en las imágenes para entrar a mirar)

Y ahora, A SEGUIR LEYENDO:
Educación y Biblioteca. Revista mensual de documentación y recursos didácticos. Año 12, N° 112 Madrid, mayo de 2000. Nota Editorial:
No hay café gratis
El placer por la lectura es un privilegio frágil que requiere tiempo y esfuerzo. Convertirse en lector implica múltiples rebeldías y soledades que no pueden llegar a ser sin la ayuda de un entorno adecuado. La escuela, esos maestros socráticos que reclama Graciela Montes, la familia, entendida en un sentido amplio como círculo de relaciones y amistades, y la biblioteca, si es una de las de verdad, pueden lograr que alguien quiera leer, disfrute con el diálogo que se establece con el texto y se interese por el conocimiento.

La formación del lector no acaba a una determinada edad o al concluir un ciclo concreto del proceso educativo. Como en muchos otros aspectos relacionados con la formación de nuestra personalidad no dejamos de aprender y transformarnos sino que el proceso fluye al ritmo de nuestra vida. Naturalmente, atravesar la puerta de la lectura y habitar sus paisajes es más sencillo cuando se hace desde niño, pero esta regla no es definitiva ni excluyente. Conocemos muchos casos de personas que han comenzado a leer, a disfrutar con la lectura, a edades adultas.

Es pues una tarea delicada ésta de hacer posible que las personas puedan ejercer su posibilidad de perfeccionarse. Exige fondos públicos que limen desigualdades y profesionalidad a la hora de mediar entre lo que oferta el mundo cultural y quienes pueden llegar a ejercer su derecho de uso, apropiación y disfrute.

Desde esta revista siempre hemos pensado que autores y editores comparten un mismo anhelo con la escuela y la biblioteca que es hacer posible el milagro de que alguien se interese por una lectura, quiera ampliar sus conocimientos y tenga la oportunidad de hacerlo.

No olvidamos que autores y editores aspiran a vivir de su trabajo y que estos últimos necesitan vender para asegurar los beneficios de aquéllos. No podemos, como profesionales de las bibliotecas, olvidar que los derechos de autor son necesarios y debemos ser los primeros en asegurar su cumplimiento. Pero como bibliotecarios tampoco debemos ser ajenos al bien común, a los derechos que nuestros usuarios tienen a la información y a la cultura. Las bibliotecas públicas se definen como un servicio para toda la sociedad y es obligación de sus responsables llegar a quienes no conocen sus servicios o ni siquiera son conscientes de que puedan llegar a necesitarlos.

En el concepto de biblioteca pública subyace la idea de la perfectibilidad del ser humano y está implícita la responsabilidad social de actuar para que eso sea posible. En última instancia, las bibliotecas públicas son garantía del derecho a la información y al acceso a la cultura.

Es difícil hablar de igualdad de oportunidades en estos días.

Enseguida surge la retahíla de discursos sobre la libertad de mercado que le dejan a uno en el plano de lo utópico-lírico. Las pancartas con el lema "No hay café gratis" cuelgan de los balcones de todas las facultades de economía y se convierten en paradigma para nuestro mundo. Se diría que todo lo que no cuesta dinero está devaluado y se extiende la idea de que los servicios públicos deben ser pagados directamente por quienes los utilizan. Pero lo que se nos quiere presentar como "la realidad", no es más que una forma de verla.

Lo que nosotros denominamos "gratuidad" se relaciona con el derecho que tiene la ciudadanía a acceder a algo que es tan importante como la sanidad, un juicio justo o unas condiciones de trabajo humanas: el derecho a la cultura. ¿Utopía? Habrá que discutirlo.

Educación y Biblioteca ✿◕‿◕✿ Visto y leído en Revista Imaginaria



✩ * • . ¸ ✩ * • . ¸ ¸ • . ¸ ¸ . . ✩ ¸ ¸ . . • * ¸✩ ¸

Ilustración: Cristina Azócar Weisser

* • . ¸ ✩ ¸` * • . ¸ ✩ * • . ¸ ¸✩¨ ` * • . ¸ ✩ ¸` * • . ¸ ✩ * • . ¸
✩ * • . ¸ ✩ * • . ¸ ¸ • . ¸ ¸ . . ✩ ¸ ¸ . . • * ¸✩ ¸
• . ¸ ✩ * • . ¸ ¸✩¨
✩ * • .
* • .

*

José A. Gómez Hernández, profesor de Biblioteconomía de la Universidad de Murcia
¿POR QUÉ Y PARA QUÉ LAS BIBLIOTECAS EN EL SIGLO XXI?
(…)

• Las bibliotecas son un espacio público que favorece la convivencia. En sociedad actual, cada vez más, coexisten micromundos que no se cruzan, como archipiélagos de islas o grupos que están aislados de los demás pero unidos entre sí por la red, por gustos comunes, por usar las mismas marcas, por vivir en las mismas urbanizaciones, por tener un mismo estatus o condición. Sin embargo, la ciudad necesita lugares de encuentro, que superen esas barreras que nos separan. La biblioteca es uno de estos espacios, donde además de informarnos adquirimos valores y ejemplos éticos:

- Es un reflejo de nuestra sociedad, cada vez más diversa y multicultural: personas de diferentes edades, religiones, culturas o intereses conviven y encuentran en ella lo que quieren. Enseña a convivir con otros, en ella un niño aprende que puede hacer o coger lo que le apetece pero a la vez respetando a los que están al lado. La biblioteca es un lugar que enseña a ser tolerante y respetuoso con los demás.

- Ir juntos padres e hijos (pues las bibliotecas tienen bebeteca, escuela de madres y padres e información o libros para todos) es una experiencia que ayuda a adquirir el hábito a los pequeños, y un ejemplo para demostrarles que ir a grandes centros comerciales llenos de tiendas, consumismo, minicines y restaurantes de comida rápida no es la única forma de ocio familiar conjunta. Llevar a niños a la biblioteca es una manera de ser buenos padres y compartir con ellos nuestro tiempo.

- Algo muy especial de la biblioteca es que en ella lo que hay es de todos. Es “nuestro”, es mío y me lo puedo llevar, pero a la vez es de los otros y debo cuidarlo y devolverlo. La colección, en parte, se forma con lo que piden los lectores, de modo que se hace entre todos… En un mundo mercantilizado y egoísta hay pocos ejemplos así de bien común, y usando las bibliotecas nos podemos impregnar de valores solidarios.

- La biblioteca es un ejemplo de integración de lo local y lo global: en ella interesa la cultura cercana, de su ámbito, pero a la vez las bibliotecas son una puerta a Internet como biblioteca universal, a las culturas del mundo, a las manifestaciones espirituales de cualquier pueblo o época.

• La biblioteca es una buena representación de la cultura. Las bibliotecas, aunque piensan en los gustos de los lectores, no son esclavas del mercado y los intereses comerciales: en ella encontramos libros de distintos puntos de vista, épocas y culturas; tenemos lo mayoritario, pero también lo minoritario, lo que no está en el gran expositor del centro comercial para desaparecer a las pocas semanas. En ese sentido, la biblioteca, siendo un espejo de la época que vivimos, produce un reflejo de la cultura un poco más sosegado, estructurado, estable y diverso que el que ofrece la industria cultural, pues en ella hay un bibliotecario que, como un buen bodeguero, sabe elegir y orientar la elección de sus lectores. Y nos ayuda, con su orden y clasificación universal de todos los temas, a hacernos una imagen clara de la ciencia, la técnica y el conocimiento.

• La biblioteca es una síntesis de tradición y modernidad, estabilidad y cambio. Es un lugar tranquilo o de sosiego, y a la vez es dinámico. Un lugar de calma y luz dentro de la vorágine que es la sociedad actual, y que nos puede ayudar a orientarnos. En efecto, la biblioteca es, por una parte, una institución milenaria, conservadora de la cultura clásica y de la cultura impresa de donde venimos; pero, a la vez, es moderna, pues acoge la tecnología, la Internet, los nuevos soportes, el saber actual. Por ello, en ellas las personas mayores se pueden sentir seguras, encontrar sus referencias culturales, pero a la vez les pueden servir de puente hacia la sociedad de la información, aprender a usar las tecnologías, orientarse en Internet…Y los jóvenes, que ya están en la sociedad digital, pueden hacer lazos con el pasado, con valores que también les orientarán. En ese sentido, la biblioteca son como el claro de un bosque, un lugar espacio de lucidez donde aclararse un poco, en el que reposar, alimentarse y orientarse antes de seguir por alguna de sus sendas.

• La biblioteca es un servicio público de promoción y compensación de desigualdades, en una sociedad donde hay sectores amplios de pobreza y marginación, y muchas personas con pocos recursos económicos y oportunidades. Frente a ello,

- La gratuidad de la biblioteca permite acceder a los documentos a quienes no pueden tener bibliotecas personales, a los que no pueden comprar los libros que querrían leer, a los que no acabaron sus estudios…

- La biblioteca permite acceder a Internet y a los medios de comunicación electrónica a los que no pueden contratar la conexión en su casa, y necesitan consultar su correo electrónico, obtener la información que la red da… Para alguien sin hogar una dirección de correo electrónico es un domicilio, un lugar virtual en el cual recibir y trasmitir, su posibilidad de comunicación.

- La biblioteca es un centro de referencia para la comunidad en el medio rural, donde a veces no hay librerías, escasean los quioscos o no llegan las redes de banda ancha. Un factor para la calidad de vida y evitar el despoblamiento rural es tener una biblioteca que sea centro de la cultura local, y a la vez de acceso al mundo a través de la red.

- Al sentirse un recurso compensador de las desigualdades sociales, las bibliotecas están, cada vez más, buscando los usuarios que más las necesitan: los colectivos con falta de visibilidad social, las minorías, los inmigrantes, los reclusos, los enfermos, los mayores…Con ellos tiene un compromiso mayor, y en ellos cada vez piensa más al diseñar actividades, colecciones y servicios.

• La biblioteca nos ayuda a aprender durante toda la vida. El principal reto de las personas es tener capacidad de adaptarse a un mundo en cambio, y para ello hay que estar dispuesto y tener capacidad para estar aprendiendo de por vida. Las bibliotecas son un recurso para la educación de principio a fin:

- Las bibliotecas ayudan a los escolares en sus actividades, colaboran con maestras y maestros en el desarrollo de planes lectores, y dan recursos a la Escuela cuando ésta carece de buenas bibliotecas escolares.

- Las bibliotecas se implican en programas de adultos, de alfabetización tradicional y digital, fomentando la lectura individualmente y a través de grupos. Los bibliotecas desarrollan programas para que la gente sepa acceder y usar la información, ya sea impresa, multimedia o digital, y a integrarla de modo crítico con sus conocimientos previos. La biblioteca es el lugar para adquirir la cultura informacional que necesitamos en el mundo presente.

- Las colecciones de la biblioteca ayudan a aprender a los que quieren seguir estudiando por su propia cuenta, y como punto de acceso a la Red, permiten seguir cursos a distancia basados en Internet y las redes de comunicación.

- Los bibliotecarios pueden darnos ejemplo de cómo conseguir y aprovechar la información, pues su trabajo consiste en seleccionarla, organizarla y difundirla, y eso es lo que hacemos todos cuando aprendemos: procesar información. Los bibliotecarios, que son expertos en documentarse, pueden enseñar a los demás a hacerlo, explicando cómo lo hacen. Por eso simplemente ir a la biblioteca y preguntar a los bibliotecarios es una manera de aprender. Ellos integran documentos, conocimiento y corazón, unen la dimensión humana y la tecnológica del conocimiento y lo comparten.

Éstas son mis respuestas a por qué estimo las bibliotecas y para qué creo que merece la pena ir a ellas. Cuando alguien pasa por una biblioteca un día cualquiera me gustaría que pensara que dentro hay gente trabajando para que entre en ellas y esa entrada sea un momento mágico, divertido o útil: bibliotecarios que creemos que podemos ayudar a nuestros convecinos a ser mejores ciudadanos, más críticos y mejor informados.


José Antonio Gómez Hernández
•••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`•••

Ver y leer artículo completo en: PALABRAS BIBLIOTECA (pdf)

•••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`•••

Más publicaciones del autor en: JGOMEZ



•••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*´¯`•••

Ilustración: Cristina Azócar Weisser

Ilustración para el libro: "Literatura infantil y escuela: un dialogo posible" de Felipe Munita. Edit. KULTRÚN. Chile, 2010

.¸.•*¨*•¸¸.•*¨*•..•••¸¸¸.•*´¯`••¸¸¸.•*
(¯`v´¯)
`•.¸.•´.


AH, me olvidaba ¿se acuerdan que les conté del concurso Premios 20blogs 2012, de España?
Bien, Bibliopeque participó, como en años anteriores, en la categoría Cultura y Tendencias. Éramos 818 blogs inscriptos en esa categoría. Y 6.325 inscriptos en total, sumando los participantes de las 20 categorías.

Lo curioso fue que las bases del concurso habían cambiado y, por confiada, no las había leído. Nunca se anoten en ningún concurso sin leer antes el reglamento… De verdad, no lo hagan.

Y lo diferente fue que se habilitó a las redes sociales a votar (todo el mundo votaba si se registraba en la blogoteca) y, además, que el jurado, independientemente de los votos que los blogs recibieran, sería el único encargado de decidir quiénes pasaban a la final y quiénes recibirían el título de ganador.

Bibliopeque quedó tercero en su categoría por voto de los usuarios registrados y “olvidado” por elección del notable jurado. También tuvimos votos sancionados y hasta la fecha no sé el motivo… igual, dadas las circunstancias, no creo que se hayan podido dar demasiadas explicaciones de nada... Lo cierto es que este concurso llegó a su fin. Y colorín colorado el “cuentito” se ha acabado.


Y esto ha sido todo desde acá.
Por ahora, ya no hay más.

Informaron desde Coronel Dorrego para toda la blogósfera, los peque de la biblio.


★ Mi Primer Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2011


★ Mi segundo Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2012


★ Mi tercer Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2013

Ir Arriba