pEquE iNfOrmEs 2013


pEquE iNfOrmE JULIO 2013


♥ ¡¡Hola pequemundo!! ★

Éstas son las novedades:


Estamos trabajando con nuestra cuarta invitada de 2013:

María Alicia Esain

Escritora, abuela cuenta cuentos y bruja voladora.

Daniel Caminos es el ilustrador que nos acompaña y hasta el momento todo es una fiesta. Muy pronto estará lista la entrada y la subiremos a la página principal de Bibliopeque para compartirla con el mundo entero.
¡¡Les va a encantar!!


María Alicia Esain nació en Navarro, provincia de Buenos Aires, Argentina, en 1949. Es Maestra Normal Nacional, Profesora de Inglés y Bibliotecaria Escolar.
Es miembro del programa de Promoción de la Lectura de la Fundación Mempo Giardinelli dentro del grupo de Abuelas Cuenta Cuentos. Asiste a los encuentros del programa de Narración Oral de la Dirección de Bibliotecas y Promoción de la Lectura de la provincia a cargo de María Héguiz y es madrina de la Biblioteca Infantil de la EGB San Lorenzo de Navarro. También participa del grupo cultural “Lipachi” (Literatura para chicos), con Graciela Repún, Edith Mabel Russo, etc., con encuentros de narración gratuitos. Es coordinadora del café Literario “Por qué somos maestros”, auspiciado por la Municipalidad de Lobos y ENIL, con difusión de sus poemas y canciones entre los Jardines de Infantes de esa localidad.


Julio cerrado por vacaciones de invierno.


Este mes nos dedicaremos a terminar parte del trabajo atrasado.
Y FACEBLOG es el blog elegido para empezar.


Aquí, se aloja el material publicado en la página de facebook. La idea es llevar un control más estricto de textos e imágenes publicados, evitar repeticiones y más que nada, para poder etiquetar, ordenar y así, facilitar la búsqueda. Al menos eso es lo que se intenta.


Próximo invitado

GRUPO ALBORADA. Cutral Có ,
Pcia de Neuquén, Argentina

"Aspiramos a que los niños de hoy sean los adultos portadores de oportunidades para alcanzar una igualdad real en el futuro."

"Así como la alborada es el nacimiento de un nuevo día, para nosotros significa el surgimiento de una nueva mirada."

"Nuestro sustento más específico está en la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad:
Art. 8.2.b) Fomentar en todos los niveles del sistema educativo, incluso entre todos los niños y las niñas desde una edad temprana, una actitud de respeto de los derechos de las personas con discapacidad..."



"El grupo Alborada está integrado por 4 personas: una Acompañante Terapéutico, dos Prof. en Educ. Especial y una maestra y mamá de un joven con PC."



¡¡En Agosto, Bibliopeque entrevistará a la coordinadora de Alborada!!


Y ahora, a leer:


El placer de leer con los niños

"Cuando mi padre me leía, yo me recostaba sobre él y me volvía parte de su pecho o sus brazos. Y yo creo que los niños que son abrazados y sentados en las piernas - deliciosamente acariciados- siempre asociarán la lectura con los cuerpos de sus padres, con el olor de sus padres. Y eso siempre te hará lector. Porque ese perfume, esa conexión sensorial dura para toda la vida.

Al fin y al cabo, somos animales. Si observamos a los cachorros, veremos que necesitan ser lamidos para sobrevivir. Pues bien, nosotros también necesitamos "ser lamidos" para sobrevivir. Y la lectura se convierte, de alguna manera, en "un lamido". Cuando no solo oyes un cuento entrañable, sino que además estás apretado por la persona más importante para ti en el mundo, la conexión que se establece no puede disolverse. Por ejemplo, ahora estoy leyendo a Shakespeare de corrido, y cuando me alarmo y me asusto, y me detengo y vuelvo a comenzar, hay una especie de conexión visceral, con mi padre, como lector que me hace continuar.

Si hay algún consejo que yo pueda dar, sería ese: Si estás buscando una manera de acercarte a tus hijos no hay nada mejor que sentarlos en las piernas y leer. Cuando los pones frente a un computador o a un televisor o a un televisor, los estás abandonando. Los estás abandonando porque están sentados en un sofá o en el piso y probablemente estén abrazando a un perro. Pero no te están abrazando a tí".

Maurice Sendak

Fragmentos de una entrevista a Maurice Sendak, autor de “Donde viven los monstruos”, 1963, ganador del premio Caldecott Medall, máximo premio para los libros ilustrados.




Una familia comprometida con la lectura...

1. Es aquella que anima a leer incluso antes de que su hijo o hija sepa leer. Proporcionar a niños y niñas libros bien ilustrados para que hojeen y se recreen mirando las imágenes es una buena manera de empezar a amar la lectura.
Los libros sin texto también se leen, es evidente. Las personas adultas podemos hacer de mediadores con los pequeños, pero también favorecer el que ellos y ellas interpreten lo que ven dibujado o fotografiado a su manera y que dialoguemos sobre esas interpretaciones. Un libro siempre es una oportunidad para la sorpresa y para el encuentro.

2. Es aquella que cuenta cuentos a sus hijos e hijas, les recita rimas y poesías, se las lee en voz alta y llena sus oídos de musicalidad y de magia.
A lo largo del día (y probablemente unos días más que otros) hay algunos momentos especiales para que –desde los primeros meses o años– niños y niñas oigan las más hermosas palabras rimadas y cantadas, acompañadas de juegos con las manos y de cálida musicalidad. Para ello podemos utilizar libros que contengan retahílas, folclore infantil, letrillas, canciones, historias rimadas… y aprovechar las que nosotros conocemos, las que nos cantaron y contaron nuestros padres y madres, los abuelos y abuelas. Convertirnos en eslabones activos de la transmisión oral.

3. Es aquella que da ejemplo leyendo libros, revistas, periódicos y permite que sus hijos e hijas los sorprendan frecuentemente con uno de ellos en las manos.
Reconociendo que nada es infalible y que ninguna práctica nos asegura el éxito, parece razonable pensar que si nuestros hijos e hijas nos sorprenden frecuentemente con material de lectura en nuestras manos, es posible que sientan una creciente curiosidad por saber qué guardan, qué contienen esos libros, revistas o periódicos…

4. Es aquella que acompaña a sus hijos e hijas a visitar exposiciones, que asiste a funciones de títeres o teatro y a otros espectáculos culturales para ir afinando la sensibilidad y la imaginación de sus pequeños.
Es evidente que los caminos que conducen a la lectura y al libro son diversos y, en ocasiones, variopintos. Todo aquello que potencie y desarrolle la sensibilidad y la imaginación parece encaminado a ofrecer argumentos favorables para el acercamiento a todas las manifestaciones de la cultura y, por supuesto, al libro, a la lectura y a las bibliotecas.

5. Es aquella que comparte y comenta las lecturas de sus hijos e hijas.
Desde que nuestros hijos e hijas son pequeños podemos hojear con ellos y leerles libros, haciendo distintas voces según sea el personaje que habla, abundando en gestos y expresividad y haciendo de la lectura un tiempo agradable y divertido. Es adecuado estar siempre dispuestos y dispuestas a abrirles un libro para ayudarles a desvelar su contenido y hablar y comentar cómo son, cómo se comportan, qué han hecho, qué podrían hacer quienes lo protagonizan.

6. Es aquella que acompaña a sus hijos e hijas a los lugares donde están los libros (librerías y bibliotecas) para mirar y seleccionar juntos y los anima a acudir a la biblioteca escolar del colegio.
Interesarse, acompañar y ayudar a elegir, orientando a las criaturas sobre lo más adecuado a su edad, a sus intereses. El padre y la madre pueden buscar previamente asesoramiento en el profesorado especializado, en las personas encargadas de la biblioteca, etc.

7. Es aquella que fomenta y cuida la biblioteca familiar o personal y destina en su casa un espacio adecuado para ello.
Es una buena práctica, favorecedora del aprecio por los libros y la lectura, el hecho de formar, desde los primeros años, la biblioteca personal del niño o de la niña: un espacio de fácil acceso donde se irán colocando los libros regalados o comprados, pero también las revistas del colegio o los libritos que puedan ir haciendo en clase, álbumes de cromos y de fotos, etc.

8. Es aquella que aprecia y lee, con sus hijos e hijas, las publicaciones que se hacen en el colegio.
Si el centro de enseñanza al que acuden nuestros hijos e hijas realiza publicaciones periódicas: monografías, revistas, libritos…, cuando llegan a nuestras casas esas publicaciones debemos tomarlas con interés y leérselas o leerlas y comentarlas con los pequeños.

9. Es aquella que comprende que la compra de un libro no es algo excepcional, aunque en las fechas señaladas (cumpleaños, Día del Libro, Reyes, etc), no debe faltar, sino que lo considera parte de los gastos de educación de sus hijos e hijas.
Los libros son portadores de la fantasía, de los recuerdos, de la historia, de la cultura… Deben ser alimento cotidiano para el cerebro y no deberían faltar en la infancia de ningún niño, de ninguna niña.

10. Es aquella que se ocupa de ver algunos programas de televisión, películas de vídeo, etc. con sus hijos e hijas y que, juntos, comentan y comparten la experiencia.
Nada lograremos oponiendo la lectura o los libros a los medios audiovisuales. Es preferible la estrategia de la convivencia a la del enfrentamiento (como en la vida). Por tanto, cuando podamos, veamos también los programas, las películas, los vídeos que ellos y ellas ven para poder intercambiar opiniones y contrastar pareceres o para poderles explicar determinadas escenas o situaciones que, a edades tempranas, es probable que no entiendan.


Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil


Visto y leído en: Biblioteca Luis Ángel Arango. Bogotá - Colombia



UN LIBRO TE ESPERA; ¡BÚSCALO!


Había una vez
un barquito chiquitito
que no sabía,
que no podía
navegar
Pasaron, un, dos, tres,
cuatro, cinco, seis semanas,
y aquel barquito,
y aquel barquito
navegó

Se aprende a jugar antes que a leer. Y a cantar. Los niños de mi tierra entonábamos esta canción cuando aún ninguno sabíamos leer. Nos juntábamos en corro en la calle y, disputándonos las voces con los grillos del verano, cantábamos una y otra vez la impotencia del barquito que no sabía navegar.

A veces fabricábamos barquitos de papel y los poníamos en los charcos y los barquitos de hundían sin conseguir alcanzar ninguna costa.

Yo también era un barco pequeño fondeado en las calles de mi barrio. Pasaba las tardes en una azotea mirando ocultarse el sol por el poniente, y barruntaba a lo lejos -no sabía aún si a lo lejos del espacio o a lo lejos del corazón- un mundo maravilloso que se extendía más allá de donde alcanzaba mi vista.

Detrás de unas cajas, en un armario de mi casa, también había un libro chiquito que no podía navegar porque nadie lo leía. Cuántas veces pasé por su vera sin darme cuenta de su existencia. El barco de papel, atascado en el barro; el libro solitario, oculto en el estante tras las cajas de cartón.

Un día, mi mano, buscando algo, tocó el lomo del libro. Si yo fuese libro lo contaría así:
“Un día la mano de un niño rozó mi cubierta y yo sentí que desplegaba mis velas y comenzaba a navegar”.

¡Qué sorpresa cuando por fin mis ojos tuvieron enfrente aquel objeto! Era un pequeño libro de pastas rojas y filigranas doradas.. Lo abrí expectante como quien encuentra un cofre y ansía saber su contenido. Y no fue para menos. Nada más empezar a leer comprendí que la aventura estaba servida: la valentía del protagonista, los personajes bondadosos, los malvados, las ilustraciones con frases a pie de página que miraba una y otra vez, el peligro, las sorpresas..., todo, me transportó a un mundo apasionante y desconocido.

De esa manera descubrí que más allá de mi casa había un río, y que tras el río había un mar y que en el mar, esperando zarpar, había un barco. El primero al que subí se llamaba La Hispaniola, pero lo mismo hubiese dado que se llamase Nautilus, Rocinante, la nave de Simbad, la barcaza de Huckleberry...; todos ellos, por más que pase el tiempo, estarán siempre a la espera de que los ojos de un niño desplieguen sus velas y lo hagan zarpar.

Así que... no esperes más, alarga tu mano, toma un libro, ábrelo, lee: descubrirás, igual que en la canción de mi infancia, que no hay barco, por pequeño que sea, que en poco tiempo no aprenda a navegar.


Eliacer Cansino





Ilustración: María Victoria Baglietto - Diseño Gráfico - Libro: Del dicho al hecho. Derecho. 18 Cuentos escritos por. Niños, Niñas y Adolescentes. Concurso Nacional de Cuentos convocado por el INAU. Año 2009 (PDF) (SLIDESHARE)


Fuente: Junta de Andalucía (PDF)

Galtzagorri elkartea - Tríptico pdf


Eliacer Cansino nace en Sevilla en 1954. Es licenciado en Filosofía. Ejerce la docencia como catedrático de filosofía en un instituto de su ciudad natal. Este trabajo lo compagina con otras facetas, entre ellas la creación literaria, la investigación pedagógica y sus estudios filosóficos. Colabora habitualmente con revistas filosóficas y de pensamiento. Es articulista en la prensa diaria en la sección de opinión. En el ámbito de la literatura infantil y juvenil ha publicado varias obras que han obtenido importantes premios. Entre éstos destaca el Premio Lazarillo de creación en 1997 por El misterio Velázquez .


Escritor más votado


Jairo Aníbal Niño

(1941-2010) Escritor, poeta y dramaturgo colombiano, destacado en el ámbito de la literatura infantil y juvenil.
“La alegría de querer.” Poemas de amor para niños. 1era. edición, noviembre de 1993, Carlos Valencia Editores. Bogotá, Colombia.



¿SABES QUÉ?

¿Sabes qué?
Esta noche,
asomado a la ventana
veo la luna
como si fuera el ojo de una
cerradura.
¿Y sabes qué?
Me empino en la punta de
los pies
con la ilusión
de pegar mi ojo a la luna
y a través de esa cerradura
contemplarte dormida
en tu alcoba del espacio.


¿QUÉ HACES AQUÍ?

¿Qué haces aquí
y por qué tienes ese
frasquito en la mano?
—Es que he venido por un
poco de tu saliva
para curarme una herida
que ayer -por estar
mirándote-
me hice cuando jugaba
béisbol.


ES MEDIANOCHE

Es medianoche.
Mi ventana está abierta de
par en par.
Desde el fondo de la
oscuridad de mi cuarto
veo cómo el marco de la
ventana
es la boca de una caja de
cartón
que poco a poco se va
llenando de estrellas
mientras pienso en ti.


EL AIRE ALREDEDOR

El aire alrededor de
un grano de arena
es la flor amarilla.
El aire alrededor de
un vaso de agua
es la gaviota.
El aire alrededor de
tu risa
es una caja de lápices
de colores.
El aire alrededor de
una gotera en el techo
es el mar.
Con los lápices de colores
voy a dibujarte
y tu vestido será amarillo
como la flor de cayena
y pintaré sobre tu cabeza
una gaviota
y la gaviota estará asomada
a una nube y cantando
y dibujaré también tu risa
que será un arco iris
y el arco iris tendrá una
banderita en el sombrero
y dibujaré mi tristeza que
será una gotera en el techo
y la gotera es el mar con
una isla
y la isla es una ballena
emplumada
y finalmente dibujaré
el aire
y el aire serán las letras
de tu nombre,
ya que cada vez que te
pienso la respiración
me duele
con un dolor bonito
porque tú eres el aire
que respiro.


Y A MÍ QUÉ ME IMPORTA

Y a mí qué me importa que
ya no me quieras.
¿Es que acaso no oíste
cuando hace seis meses,
dos días, cuatro horas,
quince minutos y tres
segundos,
te dije: —Hágame el favor
y me tiene mi cariño y
mi bufanda
que dentro de un rato vengo
por ellos.
Claro que no estoy negando
que hace seis meses,
dos días y cuatro horas, me
devolviste la bufanda.


SUPE QUE TE AMABA

Supe que te amaba
-más allá de toda duda-
el día en que estabas colocando
un clavo en la pared
y te golpeaste con el martillo
y a mí me empezó a sangrar el
dedo pulgar.



Visto y leído en: Editorial del Instituto Nacional para Ciegos (INCI) de Colombia.
En formato pdf.

Imagen tomada de EDELIJ: Espacio de Literatura Infantil y Juvenil


Y esto ha sido todo desde acá.

Por ahora, ya no hay más.


Informaron desde Coronel Dorrego para toda la blogósfera, los peque de la biblio.


★ Mi Primer Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2011


★ Mi segundo Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2012


★ Mi tercer Cuaderno Amiguito ★PequeInformes 2013

Ir Arriba